22 Septtiembre 2017

NO NECESITAMOS OTRO HÉROE

on Lunes, 11 Noviembre 2013.

En los últimos días, algunos programas de TV y algunas noticias me han hecho pensar sobre cómo encaramos la vida moderna.

NO NECESITAMOS OTRO HÉROE

 

Según se supo, las empresas de televisión europea, manifestaron su preocupación por la presencia de lo que definen como “segunda pantalla”, que compite severamente con su propuesta comunicacional. Esa “segunda pantalla” es el teléfono, la tableta o la computadora. Es decir, que la explosiva incursión de las redes sociales en nuestras vidas, ha hecho que estemos pendientes de Facebook, de Twitter, o de cualquier otra propuesta similar, ya sea mandando mensajes u opiniones como compartiendo diferentes propuestas. A tal punto ha llegado la relación con esa nueva pantalla, que impide prestar atención a los programas de televisión tradicionales. Por este motivo, los empresarios televisivos dieron su voz de alerta porque creen, que en un futuro, los televidentes serán los menos y el negocio de la comunicación pasará, fundamentalmente, por las redes sociales.

Esta información deja en evidencia algo que ya es un hecho cotidiano: no podemos sentarnos tranquilamente a ver televisión porque estamos pendientes de los mensajes de texto o de las redes sociales. O en el cine, cuando vemos los fogonazos de los celulares que se encienden cuando los espectadores, curiosos, husmean su Twitter o su Facebook, o simplemente se comunican para informar que están en el cine. En un evento deportivo, o un show de música, desde la tribuna, muchas veces la gente está más pendiente de fotografiar y enviar su imagen por Instagram, que por disfrutar del espectáculo.

Por otro lado, vi un documental (*) sobre funciones del cerebro. Allí se explicaba sobre qué tan cierto – y positivo sería- poder hacer varias cosas a la vez, y hacerlas bien. En el programa se analizaba, desde el punto de vista científico, a personas que se ufanaban de ser hiperactivos, que hacían varias cosas a la vez, empresarios que podían hablar por teléfono haciendo negocios, mientras manejaban el auto y, a su vez, comían algo en el trayecto. Ninguna de las tres cosas se hace bien. Alguna de esas acciones (las decisiones por teléfono, comer y manejar) se hace mal. No es posible que el cerebro oriente eficientemente su atención a tres situaciones diferentes. Si bien hay personas que tienen, quizás, más facilidad para distribuir su cerebro para realizar varias cosas a la vez, lo cierto es que el riesgo que se corre, es muy alto.

En ese programa se comentó que “cuando uno se ve obligado a hacer muchas cosas al mismo tiempo, el cerebro pasa las tareas del hipocampo (memoria) al cuerpo estriado (aprendizaje). Debido a ello, es más difícil aprender las tareas en cuestión y uno tiende a olvidarlas luego de terminarlas.” O que “según estudios, la gente pierde un promedio de 2.1 horas por día en distracciones. En efecto, los oficinistas pueden concentrarse en una tarea durante un promedio de once minutos antes de distraerse”. Finalmente, “podemos creer que haciendo muchas cosas al mismo tiempo (multitasking) estamos siendo más eficientes, pero los científicos afirman que, en realidad, se tarda un 25% más en terminar una tarea cuando estamos tratando de hacer varias al mismo tiempo, en comparación a cuando nos concentramos en una tarea por vez.” Esto me hace acordar a esa frase que se le adjudica a Napoleón que le dijo a su sirviente “vísteme despacio que estoy apurado”.

Es imposible hacer bien las cosas, si hacemos varias al mismo tiempo, pero ese parece ser el signo de estos tiempos. Creemos que somos mejores, o más eficientes, si somos capaces de jugar en varias canchas a la vez. Está comprobado que eso no es así, sin embargo, la alta competencia de hoy, parece obligarnos a esa suerte de malabarismo que tendrán un solo perdedor. Es hora de bajar algún cambio y ser conscientes que no se puede ser un superhéroe. Hay que dejarlos para que solo vivan en las historias de ficción. En la vida real, cada uno de nosotros tiene que vivir a un ritmo humano.

(*) Juegos mentales en el canal National Geographic.

Por Jaime Clara. Comunicador de radio y TV. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Equipo

Director
Jorge F. Méndez
Directora gráfica
Cândida Magalhaes
 
 
Colaboran:
   
En Chile:   Mauricio Quiroga, Miguel Ferrer, Patricia Ruiz y Bénédicte Cantin
En Miami: Jorge Hurtado
En Paraguay: Rodrigo Zavala, Nancy Servián y Gloria Ayala Person
En Venezuela: Eli Bravo
En Argentina: Marcelo Berenstein
En España: Borja Milans del Bosch
En Uruguay: Gabriela Cándido